VER VIDEO

Empresas Lierde

Pernod Ricard, Compañía de bebidas alcohólicas francesa, publicaba unos muy buenos ingresos del primer trimestre del ejercicio 2022 por encima de las expectativas de los analistas. Las ventas durante el primer trimestre crecieron un +20% orgánico, gracias al crecimiento en todas sus regiones, especialmente en Asia y Europa donde la compañía ha crecido un +23% y +22% respectivamente. Pernod cree que van a seguir creciendo con fuerza durante los próximos trimestres, aunque a una tasa de crecimiento menor a la actual. Además, Pernod está llevando a cabo un programa de recompra de acciones de 500 millones de euros (1% capitalización bursátil). Pernod Ricard es una compañía que posee un porfolio de marcas de gran calidad que le permiten obtener un RoCe del 23% cotizando a 20.6x EV/EBIT (22). Tenemos un 1.4% del valor en cartera.

Danieli, hacía su día del inversor (CMD) del que destacamos la fuerte subida de ventas y beneficios que esperan para los próximos dos años con un objetivo de Ebitda de 330-360 millones en el año 2023 frente a los 250 millones  del 2021 que acaba de terminar. La división de aceros especiales será la que más crezca por el fuerte aumento de la capacidad instalada tras varios años de fuertes inversiones. Por el lado financiero, la compañía espera terminar el año 2021/22 con una caja en torno a los 1.100 millones de euros frente a una capitalización actual de 1.700 millones de euros. Danieli es la líder en tecnología limpia para la producción de acero en base al gas e hidrogeno, lo que la sitúa en una tendencia estructural de crecimiento de varios años. A pesar de que ha subido un +80% en el año todavía cotiza a P/E de 9x y EV/EBIT de 5.9x con un FCFY del 9%. Tenemos un 3.1% en el valor.

Por el lado Macro

En China, el crecimiento del PIB del tercer trimestre en términos anualizados fue inferior al dato estimado y al dato previo con 4.9% vs 5.0%(e) vs 7.9% (p). La producción industrial de septiembre creció también por debajo del dato estimado y del dato previo con 3.1% vs 3.8% (e) vs 5.3% (p). Las ventas al consumidor final sin embargo crecieron más que el dato estimado y que el dato previo con 4.4% vs 3.5% (e) vs 2.5% (p).

En EEUU, el índice PMI Markit presentó cifras provisionales de octubre, inferiores tanto al dato estimado y como al dato previo en Manufacturing con 59.2 vs 60.5 (e) vs 60.7 (p), y superiores tanto al dato estimado como al dato previo en Services con 58.2 vs 55.2 (e) vs 54.9 (p). El dato semanal de peticiones de subsidios de desempleo fue inferior al dato estimado y al dato previo, con 290k vs 297k (e) vs 293k (p). Por último, el indicador Leading Index marcaba un dato inferior tanto al dato estimado como al dato previo, +0.2% vs +0.4% (e) vs +0.9% (p).

En Europa, los indicadores Markit PMI Manufacturing de zona euro preliminares de octubre fueron superiores al dato estimado y casi iguales al dato previo 58.5 vs 57.1 (e) vs 58.6 (p), mientras en Markit PMI Services, fueron inferiores a ambos con 54.7 vs 55.4 (e) vs 56.4 (p). Por países, Alemania decepcionaba mientras que Francia sorprendía positivamente.

Semana de ligeras subidas en Europa y el mercado americano haciendo de nuevo máximos históricos. Como comentamos la semana pasada no será fácil que el mercado rompa los niveles actuales tan fácilmente, pero si lo hace, pensamos que el impulso  durará hasta final de año. En cualquier caso, sea este año o en el 2022 seguimos viendo un mercado alcista para la renta variable europea en base a la buena evolución de los beneficios, soporte por parte de los bancos centrales y unas valoraciones nada exigentes. Por el lado de los tipos de interés seguimos pensando que se mantendrán en los niveles actuales al menos dos años más.

En cuanto a la inflación, el aumento es debido a la reapertura de la economía y el lento aumento de capacidad en algunos sectores puntuales, lo que ha provocado cuellos de botella y subidas de precios. La oferta, sin duda, irá aumentando con el tiempo hasta equilibrase con la demanda. Algunos inversores comentan las similitudes del momento actual con los años 70 cuando a nuestro juicio nada tiene que ver. En los años 70, la demanda tenía que reducirse para equilibrarse con la oferta mientras que ahora la oferta es la que debe subir para satisfacer la demanda. Los bancos centrales con muy conscientes de esto y no tendría sentido que subieran los tipos de interés para combatir esta temporal inflación. Una subida de tipos de interés en el momento actual tendría justo el efecto contrario al perseguido ya que dificultaría todavía más el aumento de la inversión y producción (oferta) provocando incluso mayor inflación.