Comentario semanal Augustus Capital AM, 08 de enero 2021

11 enero, 2021|

VER VIDEO

En China los indicadores Caixin del PMI fueron inferiores tanto al valor estimado como al dato previo, tanto en Manufacturing, con 53,0 vs 54,7 (e) vs 54,9 (p), como en Services con 56,3 vs 57,9 (e) vs 57,8 (p).

En EEUU, el dato semanal de peticiones de subsidios de desempleo fue inferior al dato estimado e igual al dato previo, con 787k vs 800k (e) vs 787k (p), mientras la tasa de desempleo de diciembre cayó por debajo del dato estimado e igualó al dato previo, con valores de 6,7% vs 6,8% (e) vs 6,8% (p). Los dos indicadores de creación de empleo no agrícolas arrojaron datos negativos e inferiores tanto al dato estimado como al dato previo, el Non Farm Payrolls con -140k vs 50k (e) vs 245k (p), y el ADP con -123k vs 75k (e) vs 307k (p). El indicador de sentimiento ISM superaba al dato estimado y al dato previo tanto en Manufacturing con 60,7 vs 56,8 (e) vs 57,5 (p), como en Services con 57,2 vs 54,5 (e) vs 55,9.

 

En Europa, el indicador interanual del IPC de diciembre estimado fue negativo, igual al dato estimado y al dato previo -0,3% vs -0,3% (e) vs -0,3% (p). El crecimiento de la masa monetaria M3 de noviembre, fue superior al dato estimado y al dato previo, con 11,0% vs 10,6%(e) vs 10,5% (p). En Alemania se publicaba la cifra de cambio en el número de desempleados de diciembre, negativa frente al dato estimado y al nivel del dato previo, con -37k vs +10k (e) vs -39k (p). Los indicadores Markit Manufacturing nacionales fueron algo inferiores al dato estimado, y superiores al dato previo, tanto en España con 51,0 vs 52,5 (e) vs 49,8 (p), como en Italia, con 52,8 vs 53,5 (e) vs 51,5 (p).

Esperamos que con la normalización de la situación hacia mitad de año se produzca un fuerte aumento del consumo, las empresas comiencen a contratar de forma importante, se reconstruyan los inventarios empresariales y las compañías comiencen a invertir de nuevo, lo que hará que la recuperación económica sea mucho más fuerte de lo que los economistas están estimando. La situación económica actual es mucho mejor que la que teníamos en la crisis del 2008 en cuanto a quiebras, impagos a los bancos, etc y los consumidores se encuentran en una situación muy saneada habiendo ahorrado por el poco gasto realizado por la pandemia y por el ahorro de gran parte de las ayudas recibidas de los gobiernos. La experiencia nos dice que siempre que se produce una recuperación, los analistas van por detrás ya que la prudencia les hace quedarse cortos en sus estimaciones de crecimiento por lo que esperamos que las sorpresas positivas sigan siendo la tónica durante la primera mitad del año. Esta es la principal razón por la que somos optimistas con el mercado y consideramos que las caídas que se produzcan deben ser oportunidades de compra para el largo plazo.

En cuanto a la cartera, es posible que este año compañías de peor calidad lo hagan mejor que el mercado por el fuerte castigo que muchas de ellas han sufrido desde el año 2018. Sin embargo, esto no cambia la tendencia estructural del mercado y la disrupción es una realidad que va a seguir afectando a muchos sectores y compañías en sectores que cotizan aparentemente a valoraciones muy bajas, pero que tienen problemas estructurales de fondo. Sectores como el bancario, energía, comercio minorista, telecomunicaciones, automóvil, etc. seguirán sufriendo la competencia de compañías con nuevas tecnologías capaces de ser más ágiles y eficientes. Por tanto, seguimos con nuestra idea de mantener compañías de calidad (RoCE elevado), bien posicionadas para afrontar los cambios estructurales y en sectores con buenas perspectivas de crecimiento.